• The Heritage Network
    • Ampliar:
    • A
    • A
    • A
  • Donar
  • ¿Son los recortes de impuestos tan dañinos como los aumentos de impuestos?


    La advertencia del miércoles por parte de la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) de que es probable que el desbarranque fiscal empuje de nuevo a la economía hacia una recesión debería atraer inmediatamente la atención de los legisladores sobre ciertas cuestiones. La CBO tiene razón en que el desbarranque fiscal llevará a una recesión, pero su informe contiene un incorrecto razonamiento económico.

    El análisis contenido en el informe de la CBO trata las subidas de impuestos y las reducciones del gasto federal como igualmente perjudiciales para la economía. Eso contradice un principio fundamental de la economía: La gente responde a los incentivos.

    El profesor John Cochrane, de la Escuela Empresarial Booth de la Universidad de Chicago, señala que el informe de la CBO se equivoca gravemente respecto al seguro por desempleo, un tema estudiado exhaustivamente por los economistas, incluido James Sherk, de la Fundación Heritage. Cochrane comenta que:

    ¿Qué efecto tendrá sobre la producción y el empleo el acabar con las 99 semanas de seguro por desempleo? Eso es parte del desbarranque fiscal y el análisis de la CBO dice que reducir el seguro por desempleo reducirá el PIB. ¿De veras? Un análisis económico estándar llega exactamente a la conclusión opuesta. Unos beneficios por desempleo y discapacidad generosos significan que algunas personas eligen seguir desempleadas en vez de aceptar empleos de baja remuneración o empleos que requieren que un traslado. Mientras se siga desempleado se recibe un cheque de parte del gobierno. Subsidiar algo hace que eso aumente. Así que un análisis estándar dice que rebajar el seguro por desempleo reduce el desempleo y eleva la producción, de modo que esta parte del análisis del desbarranque fiscal debería ir en otra dirección.

    Antes de que se vuelva completamente loco debido a lo desalmado que soy, tenga esto en mente. No comenté qué es bueno y qué es malo, comenté qué aumenta o qué reduce el PIB y el desempleo. El análisis estándar del seguro por desempleo dice que sí, que este aumenta el desempleo y reduce el PIB, pero que proporciona un importante seguro para los realmente necesitados y desafortunados. Es algo que hacemos por compasión aunque nos perjudique.

    Lo que es obviamente cierto acerca del seguro por desempleo normalmente también es cierto para otros gastos del gobierno. Cuando el gobierno grava a una persona y beneficia a otra, reduce los incentivos de ambos para trabajar o invertir en su educación, en una nueva empresa o en movilidad profesional.

    Por ejemplo, si el gobierno proporciona atención médica a todos los ciudadanos gravando a los ciudadanos que trabajan, eso reduce doblemente los incentivos para trabajar de todas las personas: obtener ingresos es más difícil con unos impuestos más altos y es menos importante cuando otra persona está pagando la atención médica de uno mismo. Esto no quiere decir que se deberían eliminar todas las transferencias de riqueza, sino que quiere decir que reducen el PIB y el empleo.

    El gasto gubernamental es bueno cuando paga bienes públicos valiosos. Nos gravamos a nosotros mismos para proporcionarnos un sistema judicial justo, una educación universal y protección frente a la violencia, no para estimular la economía. Cuando el Congreso y el presidente consideren cómo abordar el desbarranque fiscal, deberían comprender que reducir el tamaño del gobierno mediante un gasto y unos impuestos más bajos aumenta sistemáticamente el PIB privado, mientras que incrementar el gasto tiene el efecto contrario.

     

    La versión en inglés de este artículo está en Heritage.org.

     

    Posted in Actualidad, Análisis, Asuntos internacionales, Destacables, Economía, Estudios, Europa, Libertad económica, Opinión, Unión Europea