• Ampliar:
  • A
  • A
  • A

Subir el salario mínimo no cura la pobreza

Durante el discurso sobre el Estado de la Unión de la pasada noche, el presidente Obama propuso luchar contra la pobreza subiendo el salario mínimo. Suena interesante pero no funcionará.

Los economistas laborales han estudiado repetidamente los efectos de las subidas del salario mínimo. Y no hallan correlación alguna entre unos salarios mínimos más altos y un descenso de la pobreza. Subir el salario mínimo a $9 dólares la hora, como sugiere el presidente, sencillamente no reduciría la pobreza.

Aunque eso parezca contrario al sentido común, por decirlo de manera suave. Sin duda, las familias con bajos ingresos se beneficiarían de unos sueldos mayores. Entonces, ¿por qué no ayudaría? Pues por varias razones.

En primer lugar, relativamente pocos trabajadores que reciben el salario mínimo son pobres. El trabajador promedio con el salario mínimo vive en una familia que gana $50,000 anuales, pues muchos trabajadores que reciben ese salario mínimo son adolescentes o estudiantes universitarios que trabajan a tiempo parcial, es decir, que no están tratando de sustentarse a ellos mismos (o a sus familias) con sus ingresos. Sólo una novena parte de los trabajadores que podrían beneficiarse de esa subida vive en la pobreza. Por lo tanto, subir el salario mínimo no afectaría a muchas de las familias pobres.

La segunda razón es que un salario mínimo más alto les costaría el empleo a algunos de esos trabajadores. El verdadero salario mínimo sigue siendo de $0 la hora. Ninguna empresa paga a sus empleados más de lo que producen. Un salario mínimo más alto provocaría el que las empresas despidiesen a todo trabajador que no añadiera al menos $9 a la hora al valor de su empresa. La subida del 25% en el salario mínimo propuesta por el presidente llevaría al desempleo a alrededor del 5% de los trabajadores con sueldo bajos (algunos economistas progresistas no están de acuerdo, pero las investigaciones más recientes debilitan sus argumentos).

En estos tiempos, esto puede parecer un acuerdo aceptable, sin embargo, la mayoría de los empleos con salario mínimo corresponde a puestos de principiantes. A medida que los trabajadores con el sueldo mínimo ganan en experiencia, se vuelven más productivos y pueden hacerse merecedores a un sueldo mayor. Dos tercios de los trabajadores que reciben el salario mínimo obtienen un aumento de sueldo en el plazo de un año. El valor principal de un trabajo con el salario mínimo reside en la preparación laboral que proporciona, no en el bajo sueldo momentáneo.

Subir el salario mínimo hace que los trabajos para principiantes sean más difíciles de encontrar. Y eso hace que para los trabajadores menos calificados sea más complicado obtener las habilidades necesarias para salir adelante. En efecto, corta el peldaño inferior la escalera de su carrera profesional. Esto ya es suficientemente negativo en un momento económico normal, ni que decir tiene durante una recuperación anémica tras una profunda recesión.

Y por último, el Estado del Bienestar recuperaría los aumentos que recibieran las familias con bajos ingresos. Los trabajadores con salarios bajos tienen derecho a una gran cantidad de beneficios federales según sus ingresos. Estos incluyen cupones para alimentos, bonos de alojamiento, Medicaid y el Crédito Fiscal por Ingresos Obtenidos. A medida que aumentan los ingresos de los trabajadores, estos cada vez tienen derecho a menos ayudas, lo que en la práctica supone un impuesto adicional sobre sus ingresos. La Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) encuentra que estas reducciones elevan los tipos impositivos marginales de muchos trabajadores con bajos ingresos hasta casi el 100%.

Un padre soltero que trabaja a jornada completa con el salario mínimo gana $15,000 anuales. Un aumento a $9 la hora incrementaría su sueldo en casi $4,000, aunque casi todos ellos se perderían luego a causa de la reducción de sus beneficios sociales. La estructura del Estado del Bienestar hace que sea virtualmente imposible luchar contra la pobreza con un salario mínimo más alto.

H. L. Mencken observó una vez que “para cada problema complejo hay una respuesta que es clara, simple y errónea”. Podría haber estado hablando perfectamente de las subidas del salario mínimo.

 

La versión en inglés de este artículo está en Heritage.org. 

 

Posted in Actualidad, Adminstración Obama, Análisis, Destacables, Economía, Gobierno de Estados Unidos, Iniciativa y Libre Mercado, Libertad económica, Opinión, Pensamiento Político, Sociedad civil
 
  • Nirocou

    Como dijo Marco Rubio,Obama tiene una solución gubernamental a todos los problemas del pais;a tal asunto,desde el gobierno una solución!.Lo que significa que le gusta el gobierno grande;el gobierno que determine todo;que no deje al sistema funcionar y decidir.”Yo,Yo,y Yo….soy el que resuelve todo”.Mentalidad de dictadura silenciosa,mentalidad que se alimenta del populismo y las personas mas desinformadas de este pais y que fueron los que lo reeligieron.
    Ronald Reagan dijo en una ocasión….”la libertad no se la transmitimos a nuestros hijos a través de la sangre;tenemos que luchar y defenderla con todo lo que podamos;pasársela a ellos para que hagan lo mismo;o en nuestros dias de retiro;
    lo pasaremos contándoles de nuestros hijos y nietos que en EEUU una vez los hombres eran libres”