• Ampliar:
  • A
  • A
  • A

Y los expertos protestaron por los planes de Obama en Irak

Un aluvión de artículos en la prensa informando que la administración Obama podría decidirse a hacer caso omiso del consejo de sus comandantes militares y reducir la presencia militar de Estados Unidos en Irak a menos de 4,000 efectivos a finales de año, ha provocado que 42 distinguidos expertos en política exterior escriban una carta abierta al presidente Obama instándole a que reconsidere su actitud.

La carta, publicada en la página web de Foreign Policy Initiative sostiene que los firmantes están “seriamente preocupados” por los riesgos que conlleva dejar allí una fuerza tan pequeña:

 

El no dejar una importante presencia militar de Estados Unidos en Irak hará que país sea más vulnerable a las amenazas internas y externas, por tanto, se ponen en peligro los duramente conseguidos avances en seguridad y gobernanza durante los últimos años y que mucho han costado a Estados Unidos. Un Irak exitoso y democrático seguirá siendo un modelo para otras democracias árabes emergentes y, algún día, para su vecino, Irán. Sin embargo, un Estado fallido en el corazón de Oriente Medio podría desestabilizar la región, empoderar a Irán, y hacer que hayan sido en vano los ocho años de esfuerzos de Estados Unidos en Irak.  

 

A pesar de que la violencia en Irak ha disminuido mucho desde su punto álgido en el período 2004-2007, la frágil coalición de gobierno de Irak necesita una continuada asistencia militar americana para repeler las amenazas planteadas por las milicias pro-iraníes, los terroristas de al-Qaeda en Irak y las crecientes tensiones por disputas territoriales en el norte de Irak entre kurdos, árabes, turcomanos y grupos cristianos del país.

Quedó claro hace mucho tiempo que Estados Unidos tiene que mantener su compromiso más allá de 2011 para la estabilización de uno de los países más cruciales en Oriente Medio. Oficiales iraquíes y americanos están negociando discretamente en un segundo plano para ampliar la presencia de las tropas de Estados Unidos pasada la fecha límite del 31 de diciembre según establece el Acuerdo sobre el Estatuto de las Fuerzas de 2008.

La administración Obama debería hacer ahora todo lo posible por no dilapidar los logros de seguridad duramente conseguidos en Irak retirando demasiadas tropas a un ritmo demasiado rápido. Irak sigue necesitando considerable apoyo militar, diplomático y político para derrotar a diversos grupos insurgentes, evitar un posible retorno a la guerra civil y contener la creciente influencia de Irán.

 

La versión en inglés de este artículo se publicó en Heritage.org.
Posted in Conflictos Internacionales, Defensa, Estudios, Gobierno de Estados Unidos, Liderazgo Americano, Opinión, Política Exterior, Proteger a América, Seguridad, Terrorismo